Un equipo de investigadores, encabezado por científicos del Colegio Imperial de Londres, Reino Unido, ha descubierto evidencias de cómo la antigua Gran Bretaña se separó de Europa, en dos etapas.

Megainundaciones habrían dado nacimiento al Estrecho de Dover

Hace casi 450.000 años atrás, cuando la Tierra se encontraba en medio de una era de hielo, un enorme glaciar se extendía por el Mar del Norte, desde Gran Bretaña hasta Escandinavia. El bajo nivel del mar significaba que todo el Canal de la Mancha era tierra seca, un paisaje congelado de tundra, entrecruzado por pequeños ríos.

Vista 3-D en perspectiva de batimetría del estrecho de Dover / Imagen: Imperial College London

Desde el 2007, se suponía que la separación de Gran Bretaña del resto del continente europeo había podido darse tras el derramamiento de un lago glaciar en el Mar del Norte, pero esta hipótesis no había sido probada. Ahora, los investigadores del Imperial College London y sus colegas de otros institutos de Bélgica, Francia y del mismo Reino Unido, demostraron que la apertura del Estrecho de Dover, en el Canal de la Mancha, ocurrió en dos fases, durante las cuales primero se dio un derrame del lago, seguido por inundaciones catastróficas.

Erosión y piscinas de inmersión

Este nuevo estudio, muestra por primera vez los detalles de cómo se pudo romper este muro de rocas en el estrecho entre Dover y Calais. Combinando nuevos datos geofísicos recopilados por colegas de Bélgica y Francia con datos del fondo marino del Reino Unido,  se muestra la presencia de enormes agujeros y un sistema de valles situado en el fondo marino.

Britain’s lost land bridge to Europe. / Ilustración: Imperial College London

El equipo cree que estos enormes agujeros que analizaron son piscinas de inmersión, creadas cuando el agua que cayó en cascada, golpeaba el suelo y la roca erosionada. Cabe señalar que estos pozos de inmersión en el Estrecho de Dover son enormes: miden varios kilómetros de diámetro y alrededor de 100 metros de profundidad y fueron perforados en roca sólida. Se han contabilizado alrededor de siete piscinas de inmersión, en una línea entre los puertos de Calais y Dover. Los investigadores sugieren que estos pozos son la evidencia de un desbordamiento del lago glaciar al sur del Mar del Norte.

Un Brexit poco democrático

Profesor Sanjeev Gupta / Fotografía: Imperial College London

La ruptura de este puente terrestre entre Dover y Calais fue sin duda uno de los acontecimientos más importantes de la historia británica, ayudando a dar forma a la identidad actual de nuestra nación como isla. Cuando finalizó la era del hielo y el nivel del mar subió, inundando el suelo del valle para siempre, Reino Unido perdió su conexión física con el continente. Sin esta dramática brecha, Gran Bretaña seguiría siendo parte de Europa continental. Este es el brexit 1.0, uno que nadie votó“, comentó Sanjeev Gupta, coautor del trabajo en el Departamento de Ciencias de la Tierra e Ingeniería del Imperial College de Londres.

No obstante, el equipo todavía no ha logrado establecer un calendario exacto de los diferentes acontecimientos. En el siguiente paso, los investigadores quisieran tomar muestras de los sedimentos en los pozos de inmersión, mismas que analizarán para determinar el momento de la erosión y el del relleno de estas piscinas, los ambientes representados por estos sedimentos y su proveniencia.

Los resultados de esta investigación fueron publicados este 4 de abril de 2017 en el portal de la revista Nature Communications.

Fuente: Imperial College London

Boletín original: http://www3.imperial.ac.uk/newsandeventspggrp/imperialcollege/newssummary/news_31-3-2017-12-15-59