El Grupo de Control Avanzado del Departamento de Ingeniería de Sistemas y Automática de la Universidad del País Vasco -UPV/EHU- ha desarrollado un sistema de control, con el fin de que los generadores fotovoltaicos trabajen siempre en su punto de máxima potencia, adaptándolo en función del nivel de radiación recibido por el sol así como de la carga conectada al sistema.

Esto supone una mejora en la eficiencia de los generadores fotovoltaicos con respecto a los sistemas de control actuales, aunque también requiere la utilización de procesadores y elementos más potentes y, por tanto, más costosos.

Esquema de control deslizante

Óscar Barambones. / Fotografía: Nuria González. UPV/EHU.

Tras haber desarrollado diferentes algoritmos y sistemas de control y haberlos aplicado en campos tan diversos como la robótica, control de motores en máquinas eléctricas y en generadores eólicos, el Grupo de Control Avanzado de la UPV/EHU ha probado que uno de los métodos, un esquema de control deslizante, ofrece buenos resultados también para el control de generadores fotovoltaicos. “Se trata de un tipo de control innovador e inteligente, y robusto ante a las diferentes condiciones del entorno. Las pruebas, además, las hemos llevado a cabo con paneles fotovoltaicos comerciales, por lo que se podría aplicar directamente en el sector“, explica Óscar Barambones, responsable de esta área de investigación dentro del grupo.

Buscando el punto de trabajo óptimo

La principal ventaja que presenta el nuevo sistema de control frente a los sistemas de control que llevan instalados los generadores actuales es que permite trabajar a los generadores en su punto de máxima potencia continuamente, en su punto de trabajo óptimo, y así aumenta su eficiencia. Los sistemas de control actuales suelen emplear  algoritmos del tipo perturbación/observación, los cuales hacen que el punto de trabajo del generador fotovoltaico esté oscilando continuamente, y no alcance el punto de trabajo óptimo.

El control deslizante es “apropiado”, según Barambones, para sistemas que tienen incertidumbres, como los generadores fotovoltaicos: “no siempre hay la misma radiación, pueden pasar nubes, etc., o la carga que se conecta al generador también cambia. Este tipo de control, por sus características, es capaz de sobreponerse a esas incertidumbres, y adaptar el punto de trabajo del generador a las condiciones de cada momento, para que trabaje siempre en su punto óptimo”.

La paradoja de las energías renovables

A pesar de que las pruebas las han llevado a cabo en paneles fotovoltaicos comerciales, y podría ser implementado y utilizado industrialmente sin ningún problema, los investigadores reconocen que el sistema tiene ciertas características que “pueden frenar su transferencia al mercado”. Entre otras, está el mayor coste que los controles actuales, dado que tienen “mayor coste  computacional”, es decir, no se pueden implementar en los procesadores de bajo coste, y por ello hace falta procesadores con mayor capacidad de cálculo. La paradoja que se da con las energías renovables en este sentido es que puede suceder que no interese tener un generador fotovoltaico más eficiente, si el coste de cambiar el esquema de control de un sistema de generación fotovoltaico va a ser mayor que añadir paneles adicionales.

El presente trabajo de investigación ha sido fruto de una colaboración entre el Grupo de Control Avanzado de la Escuela Universitaria de Ingeniería de Vitoria-Gasteiz de la UPV/EHU y la Universidad de Gabes en Túnez

Fuente: UPV/EHU

Boletín original: http://www.ehu.eus/es/content/-/asset_publisher/W6wn/content/n_20170327-investigacion-oscar-barambones?redirect=http%3A%2F%2Fwww.ehu.eus%2Fes%2Fhome%3Fp_p_id%3D101_INSTANCE_TaD3%26p_p_lifecycle%3D0%26p_p_state%3Dnormal%26p_p_mode%3Dview%26p_p_col_id%3Dcolumn-2%26p_p_col_pos%3D1%26p_p_col_count%3D5